Las incertidumbres esbozadas en el documento pueden ofrecer importantes perspectivas para los inversores de Grayscale.

Según la última declaración a la SEC del Grayscale Ethereum Trust, o ETHE, la inminente transición del Ethereum (ETH) al consenso de la prueba de compra representa un riesgo que podría tener un „efecto material adverso“ en sus acciones.

La ETHE presentó recientemente una solicitud al regulador para convertirse en una empresa de informes de la SEC. Las empresas de esta naturaleza están obligadas a examinar los factores de riesgo que pueden tener un efecto adverso en su desempeño en todos los informes trimestrales y anuales.

Una sección, destinada a esbozar los posibles riesgos para el futuro del fondo, señala que la actualización a ETH 2.0 puede presentar ciertas dificultades para los inversores:

„El mecanismo de consenso de una red de activos digitales es un aspecto material de su código fuente, y cualquier fallo en la aplicación adecuada de ese cambio podría tener un efecto material adverso en el valor de la ETH y el valor de las Acciones“.

En el informe se menciona que la incapacidad de aplicar debidamente esos cambios podría dar lugar a una bifurcación temporal o permanente, lo que podría tener un efecto negativo en las acciones de ETHE.

Parece que hasta ahora, la inminente mejora no ha perjudicado el interés de los inversores en el fondo. Por el contrario, los activos administrados por el Fondo han aumentado exponencialmente en el último año, de 67 millones de dólares a más de 800 millones de dólares en el momento de la publicación. Mientras que el precio de la ETH se ha duplicado aproximadamente durante este período, las tenencias de la ETHE se han multiplicado por más de diez.